Las empresas deben mantener un compromiso con la innovación

Cuando vemos en las noticias de actualidad de empresas a las mejores empresas del mundo, a menudo nos encontramos con empresas que destacan por un criterio bastante particular: su compromiso por la innovación.

Por eso llegamos al mercado de la telefonía y nos topamos con marcas como Apple, Xiaomi o Huawei. Llegamos al entorno de la informática y nos topamos con Google (y de nuevo Apple). O llegamos a otros nichos y nos topamos con empresas que, más allá del volumen de ingresos o número de clientes, destacan por la innovación en sus productos o servicios.

¿Cómo medimos la innovación?

La innovación, al igual que todo lo que haga referencia  a la creatividad, está irremediablemente condicionada a factores subjetivos.

Por tanto, alguien juzgará a tu producto como el más innovador jamás visto, mientras que otros ni siquiera le harán caso al lanzamiento de tu última creación. Por eso, la innovación nunca se mide por parámetros de blanco o negro, de síes y noes, sino, al contrario, en una escala de matices que variará dependiendo el muestreo donde se realice.

La innovación por número de usuarios

Que Apple sea considerada una de las empresas que más apuesta por la innovación no es un criterio que han creado los expertos, sino que es un sentimiento que han forjado la mayoría de sus usuarios.

Para algunos otros, existen marcas que han desarrollado mucho más determinados mercados, pero sin embargo, en términos de porcentaje, son muchos más los que dicen que Apple es la mejor marca por innovación.

Entonces, un buen parámetro para determinar la innovación de una empresa, y su compromiso con este factor de éxito, es la opinión de sus usuarios.

La creación de necesidades como factor para la innovación

Antes de que existieran las redes de WiFi, nadie necesitaba una red de Wifi. Simplemente, era impensado para el momento. Pero, una vez se creó este sistema inalámbrico de transmisión de datos, la necesidad de tenerla creció de tal manera que se comprobó lo innovador del método.

Innovador y exitoso, que casi siempre van de la mano.

Del mismo modo ocurre con las ideas dentro de la empresa. No tiene que haber una necesidad por ser cubierta, sino que debe haber un producto tan innovador que cree una necesidad.

Y de nuevo llegamos a Apple y a sus AppleWatch. ¿Había necesidades de hablar con tus contactos a través de un reloj? No, a menos que trabajaras como Power Ranger. Pero allí está, y los resultados no mienten.

La personalización de los productos como punto crítico para el éxito

A menudo nos floreamos hablando de la innovación y de la buena atención al cliente. Se nos hace agua la boca mientras pronunciamos que nuestro cliente siempre debe estar primero. Pero, en la mayoría de las ocasiones, traducimos esto como un descuento exagerado o una atención que, sin ser agradable, es cumplidora para lo que el usuario busca (o creemos que busca).

Sin embargo, diversos estudios del ramo afirman que uno de los factores que mayor incidencia tiene en la satisfacción del cliente, y por ende en el éxito, es la de la personalización de los servicios y productos.

El cliente siempre tiene la razón

Cuando hablamos de personalización de productos y servicios, debemos siempre detenernos a una de las afirmaciones más añejas en términos de clientes.

Y es que decimos que el cliente siempre tiene la razón, pero casi nunca aclaramos estos términos que le dan la razón al cliente.

Pues, la personalización nos ayuda a entenderlo. Porque nunca se puede hacer la personalización de un producto o servicio sin antes conocer qué es lo que el cliente quiere. Cuestión que nos lleva directamente a nuestro segundo punto.

Cada cliente es un criterio distinto de elección

El protagonista único de la personalización de los productos o servicios que ofrece nuestro emprendimiento siempre será el cliente.

Y es que cada cliente tiene un criterio distinto de elección. Una necesidad diferente que quiere cubrir con nuestro producto, o con nuestro servicio.

Por eso, el mejor instrumento para personalizar y acertar con esta personalización, es el de conocer a nuestro cliente. De allí que habláramos en un principio de lo fundamental que debe ser el servicio de atención al cliente.

La personalización lleva al éxito y a las ganancias

Muchos son los casos que nos demuestran que la personalización de los productos o servicios ayuda a captar más y mejores clientes. En lugar de servicios generalistas, como “se fabrican mesas”, pasamos a servicios personalizados como “se fabrican mesas para oficinas modulares, para casas pre-fabricadas o para restaurantes temáticos”, donde estás sub-dividiendo los servicios en clientes con necesidades puntuales.

Y eso, sin dejar de ofrecer tu servicio principal o general.

Sólo en el campo de los servicios esto supondría sumar más tentáculos al mercado, pudiendo abarcar más y ser conocido como un referente del sector. Pero, en el campo de los productos es donde mejores resultados tiene, porque es donde notamos que el cliente necesita un producto que cumpla A y B, mientras que otro necesita B y C.

La personalización para ambos criterios es lo que hará que no pierdas a ningún cliente potencial. Y a menudo, los costos de esta personalización son irrisorios.

Encontrar el mercado indicado: Recurso para el éxito empresarial

A menudo, el éxito empresarial es una cuestión que tiene múltiples definiciones. No existe la verdad absoluta ni un único factor responsable para entender el éxito (o el fracaso) de una idea o de un proyecto.

Sin embargo, sí que existen vestigios para encontrar los responsables del éxito que más incidencia directa tienen en el desarrollo de la idea o del proyecto en cuestión.

Tal es el caso de la elección del mercado, punto inicial de la mayoría de las ideas de inversión o de emprendimiento.

Más allá de los micro nichos

Cuando recién se está comenzando a idear el proyecto, se piensa en una idea y, a menudo, en un producto. Y a partir de allí es que se comienza a pensar en cuál sería el nicho ideal para adecuar esa idea y asegurarnos de que la misma tendrá éxito.

Comúnmente, llegados a esta parte se suele pensar en los llamados micro nichos. Es decir: nichos que no han sido explotados por ser muy pequeños y tener sólo clientes muy específicos.

Y es allí donde comienzan los problemas, ya que a veces limitamos la idea de emprendimiento a un mercado que sólo tendrá 20 clientes para toda la vida.

Vuelta de tuerca

El consejo fundamental es encontrar micro nichos que luego puedan expandirse y convertirse en nichos o macro nichos. Todo esto, con la ventaja de que su empresa será una de las pioneras, y por lo tanto, líder de ese sector que apenas está creciendo.

Si bien no es el éxito asegurado, sí es una buena manera de estar lo más cerca posible de conseguir esa seguridad del potencial éxito.

La geografía no es el problema, sino la solución

Una de las maneras de encontrar los nichos pequeños que tienen mucho potencial de crecimiento es sacando nuestro pensamiento más allá de las fronteras propias. Al día de hoy, gracias a la facilidad de las comunicaciones y el transporte, la geografía no supone un problema para el emprendimiento, sino todo un fenómeno que beneficia al ahorro de costos de fabricación y a la maximización de las ganancias.

Además de ello, a la maximización de los clientes potenciales. Es así como un micro nicho nacional, con 20 clientes, puede convertirse en un gran mercado potencial si se extrapola a 15 países diferentes.